El diario de Patricia (siete)

5 de marzo

Te he estado mintiendo. Bueno en realidad sólo a mí misma. Llevo aplazando esto un día, aunque creo que ya no hace falta seguir con el silencio. Al fin y al cabo tú eres mi diario.

El sábado salí con Isabel. En realidad fue idea mia y a ella le gustó. Me llevó a un sitio de esos como muy modernos, como muy de gays, como muy caro, pero sin ser nada de eso. Un sitio de moda. Buena música, cócteles, copas baratas, chicos guapos. Hablando de chicos guapos, esta es la parte en la que me he callado durante un día. Es que yo nunca he hecho nada parecido.

Entramos en el sitio sobre las doce de la noche. Veníamos de una cena tranquila, de una conversación agradable, y de un par de jarras de sangría. El resultado lo pude notar nada más levantarme de la silla, en mis piernas, y en todos los poros de mi piel. Pero la sensación me gustó. Así que animadas, le dije a Isabel que si le apetecía cambiar de sitio. Un poco de baile nos vendrá bien. Ella eligió el sitio. Mis pies funcionaron solos al ritmo de la música y mientras Isabel iba a la barra yo recordaba cómo era eso de pasárselo bien. No me costó mucho.

Pasó mucho rato, muchos bailes y muchos chicos interesados. Y ninguno que nos interesara. Hasta que… Ya te lo imaginas, ¿verdad? Fue extraño, porque fue a presentarse y no le dejé. No quería saber su nombre, sólo sentí el deseo de besarle. Le besé. Quiso hablar y no fue capaz. Yo mandaba. Y le mandé que me llevara a otro lugar, necesitaba ir a otro lugar. Resultó fácil porque el chico vivía solo. A partir de aquí le llamaré Guapo. Pues bien, Guapo tenía un piso precioso, una manera de tratarme exquisita, y una forma de tocarme sublime. No diré más.

Yo nunca había hecho esto…

Me sentí mal por Isabel. Me sentí mal, mucho despues, claro. En el momento ni me acordé de ella. La llamé el domingo y quiso quedar conmigo para que se lo contara. Parece que muy cabreada no estaba. De hecho todo lo contrario, encontré sinceridad en su comportamiento, quizá la primera vez en mi vida. Se alegró por lo que pasó el sábado. Y me dió algún consejo que no reproduciré por ser demasiado obsceno. Me cae bien esta chica…

Sigue cotilleando el diario.

Aquí no se acabó todo

Trackback URL

, , , , , , , , , , , , ,

4 comentarios sobre "El diario de Patricia (siete)"

  1. canijah
    04/07/2008 at 0:07 Permalink

    lo echaba de menos

  2. Mary
    04/07/2008 at 12:20 Permalink

    Que bien escribes, cabroncete…

  3. Neofito
    04/07/2008 at 14:51 Permalink

    dios, y yo que soy un negado para la literatura, que envidia

  4. nanoysutrompa
    04/07/2008 at 16:58 Permalink

    @Mary | gracias :)

    @Neofito | Hay que ver, a cualquier cosa le llamas literatura… :P

Deja tu comentario

ETIQUETAS XHTML PERMITIDAS:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Suscribirse a los comentarios