El asado

Siempre que llegaba Navidad, Juan miraba como Ana cocinaba con devoción el asado para la cena familiar. Llevaba ya tres Navidades admirando ese extraño ritual. Era extraño porque Ana partía el asado en dos y cocinaba cada parte por separado. A Juan nunca le había importado el porqué de separlo en dos, aunque este año, con toda la emoción que estaba acumulando debido al embarazo, le pareció buena idea preguntar:

- Cariño, ¿por qué haces dos partes del asado y lo cocinas por separado? ¿No sería mejor hacerlo de una vez todo? Tardarías menos…

- Tienes razón, pero he visto hacerlo así a mi madre toda mi vida y así he aprendido yo a hacerlo. Supongo que es una especie de tradición.

Para Juan fue más que suficiente.

Con el pequeño Daniel intentando ponerse de pie ayudándose con el sofá, y disfrutando de una agradable comida en casa de sus suegros, a Juan le vino a la cabeza la tradición del asado, y le entró curiosidad:

- Ana- que así se llama la suegra- ¿por qué el asado de Navidad lo cocinas en dos partes? Según parece es algún tipo de tradición familiar.

- Pues debe de serlo, hijo,- contestó la suegra- porque yo siempre he visto a mi madre hacerlo así, y supongo que así lo hace mi hija.

Y esto para Juan sí que fue suficiente.

De vez en cuando iban a visitar a la Abuela, para que el pequeño Daniel tuviera un recuerdo bonito de su bisabuela, ya que era la única que tenía, y no le faltaba mucho para dejar este mundo. En una de las visitas al hospital Juan recordó que la Navidad estaba próxima y le asaltó la duda del asado que tradicionalmente se cocinaba en dos partes.

- Abuela, ¿las mujeres de su familia siempre han cocinado el asado en dos partes?

- ¿Qué asado?- Dijo la anciana con dificultad.

- El asado que se prepara para la cena de Navidad. Ése que se parte en dos y se cocinan por separado. ¿Es eso una tradición? ¿Usted lo vio cocinar así a su madre?

- Aaaah. Uy hijo. ¡Qué va! Lo que pasa es que había mucho asado que cocinar y yo nunca tuve un cacharro tan grande para que entrara todo.

Aquella misma noche la Abuela murió.

Cada vez que Ana prepara el asado por Navidad, mientras abre el horno para volver a mojarlo con vino blanco, Juan deja correr una lagrimilla a la espada de su mujer.

Aquí no se acabó todo

Trackback URL

, , , , , , , , , ,

5 comentarios sobre "El asado"

  1. Pedro
    14/09/2008 at 16:54 Permalink
  2. nanoysutrompa
    16/09/2008 at 1:29 Permalink

    Gracias Pedro por el premio. Otro día lo mando yo a quién se lo merezca…

  3. Sick
    16/09/2008 at 22:12 Permalink

    Mi familia no tiene tradiciones familiares. Me entristece enormemente la historia. u_u’

  4. nanoysutrompa
    17/09/2008 at 12:30 Permalink

    En mi familia la única tradición es emborracharse, pero sólo unos pocos de nosotros…

Trackbacks

  1. republic day images hd 2016 23/11/2016 at 10:13

    republic day images hd 2016... El asado | I can't with my soul...

Deja tu comentario

ETIQUETAS XHTML PERMITIDAS:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Suscribirse a los comentarios