Martes sin trece: cuando pierde tu equipo

Hoy martes 24 de Abril el Chelsea ha eliminado al Fútbol Club Barcelona en la semifinal de la Liga de Campeones.

Yo no me declaro fanático del fútbol ni de un equipo. Mi equipo es el Barcelona pero sé hacer autocrítica, empezando por las ingentes cantidades de dinero que ganan sus jugadores y la forma curiosa que el club tiene de evadir impuestos. Pero hablemos de lo estrictamente deportivo.

Para los que se declaren fanáticos de su equipo -véase Tomás Roncero- que pierda un partido es casi como un fin del mundo pequeñito. Los hay que se cabrean, que culpan al árbitro. Los hay que se ciegan y no son capaces de ver los errores propios. Los hay incluso que se lo llevan para casa, que están tristes, que no hablan. “María, hoy no, que ha perdido el Madrid”, dicen algunos. Con lo cual estamos hablando de algo que afecta a nuestras vidas.

Esta semana puede ser una de las negras para el Barça. Se le escapó la Liga el sábado contra el eterno rival y hoy les patean de la Champions. Hay que decir que las dos derrotas no han sentado igual, por lo menos a mí.

El sábado todo el mundo contaba con la victoria del Barça. “Tres puntitos más y ya estábamos a uno”. El Real Madrid planteó un partido de tú a tú, sin miedos y sin dureza. El resultado fue que ganó limpiamente y justamente. Incluso sin polémica arbitral, del que si hay que decir algo es que sacó amarillas injustas a ciertos jugadores blancos. Con lo cual jode. Jode perder pero pierdes de esa manera en la que el rival no te ha ninguneado, te ha jugado buen partido y los tuyos no estaban finos, estaban cansados y algunos ni si quiera estaban. Pierdes con orgullo y felicitas al rival.

Con lo del Chelsea es otro cantar. El equipo -desde luego de fútbol no- salió con diez defensas y Drogba. En una semifinal de Champions. Un planteamiento lamentable para aguantar el triste gol que marcaron de chiripa en la ida. Con el Barça asediando y cansado como pocos días, se notaba que faltaba el último pase. Esas triagulaciones vertiginosas que hacían nuestras delicias hace unas semanas ahora no llegaban. No hay frescura y Messi no acaba de encontrarse. Con este panorama, Sergio Busquets abre la lata en un gol merecidísimo e Iniesta nos hace recordar gestas pasadas poniendo el segundo y la clasificación en bandeja. A esto le sumas la tarjeta roja a Terry y ya puedes decir Barça campeón. Pero ahí estaban las rapiñas del fútbol para colarnos un contragolpe de libro, de los que el Barça no está acostumbrado a defender, y Ramires le pone una vaselina a todo el estadio y al barcelonismo. Dos a uno pero con toda la segunda parte por delante para destrozar el antifútbol.

En la segunda parte Drogba se pone de lateral derecho y el Chelsea defiende con diez. Desde luego muy arriesgado. Otra vez cerrojazo para mantener otro triste gol. Pero esta táctica no había funcionado y se suponía que no iba a funcionar ahora. Gol anulado a Alexis, palo de Messi. Se huele la remontada. Quedan cinco minutos y el Barça ataca con diez, igualdad de condiciones que Torres se encarga de desbaratar así como la andadura de los culés en la Champions: dos a dos y el Chelsea a la final.

¿Por qué resumo un partido de fútbol? Quiero sacar una reflexión sobre todo esto. No me gusta perder contra el antifútbol. No me gustan los equipos que especulan con el resultado, que se encierran atrás como cobardes y lanzan balones fuera. No toman su responsabilidad ante las circunstancias y sólo desean que un golpe de suerte cambie su situación y los beneficie. No puedo dejar de comparar el fútbol del Chelsea con la política del Partido Popular estos meses en España. Cobarde, a la defensiva, sin ideas y esperando a que algo pase.

Y creo que nos vamos a tener que joder. Llegó la época del antifútbol. Llegó la época de la antipolítica. Fin de ciclo que dirían algunos. Pero no vamos a esperar agazapados a que el ciclo vuelva a cambiar…

Aquí no se acabó todo

Trackback URL

No hay comentarios sobre "Martes sin trece: cuando pierde tu equipo"

Deja tu comentario

ETIQUETAS XHTML PERMITIDAS:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Suscribirse a los comentarios