Categoría > relatos

Al salir del Barrio

No siempre he estado guardado en el cajón. Yo era famoso. Me querían. Al principio era hermoso. Me reconocían por la calle. Sobre todo los niños. Me gustaba ver sus sonrisas con huecos, sus comisuras manchadas por migas de pan o restos de nocilla. Flacos y gordos, morenos y rubios. Niños y niñas. Yo era [...]

Sigue leyendo...

, , , , ,

A los treinta (capítulo seis)

Veréis, la sangre no es que me guste mucho. Más bien me mareo un poco cuando me hago un padrastro. Pisar y resbalar en toda esa sangre produjo en mí una sensación demasiado asquerosa. Sentí una náusea horrible y el mareo más fuerte de los últimos 10 años. Fue realmente más asqueroso que comerse un [...]

Sigue leyendo...

, , ,

A los treinta (capítulo cinco)

Lo primero que hice despierto fue comprobar el estado de mis miembros. Haciendo esto, me dí cuenta de que no estaba atado pero sí sospechosamente mojado. Era como si me hubiera duchado en la cama. Cama en la que antes no estaba, cosa también sospechosa. Por lo menos mis gónadas se encontraban (que no es [...]

Sigue leyendo...

A los treinta (capítulo cuatro)

« ¿En qué piensas? – Pues en nada ahora. ¿Por qué me preguntas? – Por nada. Creí que pensabas en nosotros. – Bueno, sabes que siempre pienso en nosotros. – ¿Si? – Claro. – ¿Y qué piensas cuando piensas en nosotros? – Pues no sé. En lo que nos va a pasar. En el futuro. [...]

Sigue leyendo...

, , , , , , , ,

El asado

Siempre que llegaba Navidad, Juan miraba como Ana cocinaba con devoción el asado para la cena familiar. Llevaba ya tres Navidades admirando ese extraño ritual. Era extraño porque Ana partía el asado en dos y cocinaba cada parte por separado. A Juan nunca le había importado el porqué de separlo en dos, aunque este año, [...]

Sigue leyendo...

, , , , , , , , , ,

a los treinta (capítulo tres)

- Vaya, no has cambiado casi nada.- Dijo. “¿Si? Pues yo no podría decir lo mismo porque no sé quién coño eres.” Pero en vez de decir algo me quedé allí con la caricatura de mi cara, de vendedor de varitas de merluza Pescanova. – No sabes quién soy, ¿verdad?- “Claro que sí. Eres la [...]

Sigue leyendo...

, , , , , , , , , , , , ,

a los treinta (capítulo dos)

Cada rato que pasaba mi mente me decía que estaba perdiendo el tiempo allí, que lo de la carta era una broma. Lo decía tan fuerte que no oí a mi estomago quejarse por las cantidades astronómicas que estaba engullendo de tarta. Me quise levantar para escapar de la casa de mi madre, pero no [...]

Sigue leyendo...

, , , , , , , , ,

Rojo. Verde.

Rojo. Sentí en tu mirada que todos estamos solos. Me dijeron tus pupilas que tú estabas más sola que nadie. Que te siguiera, que te abrazara. Contuve las ganas de salir para besarte allí mismo. Era todo lo que podía hacer. Eso o dejar que siguieras tu camino y perderte para siempre. Verde. La esperanza [...]

Sigue leyendo...

, , , ,

a los treinta

«¡Feliz cumpleaños hijo! – Mamá, son las ocho de la mañana. ¿Dónde estás? – En el trabajo, ¿dónde podría estar? Yo trabajo sabes… – Ya, trabajas… Yo estaba durmiendo. – Pues ya es hora de levantarse. No todos los días se cumplen treinta años. – Gracias por recordarmelo. ¿Algo más? – Pues sí, ahora que [...]

Sigue leyendo...

, , , , ,

A quién le importa

Y yo pensé que lo nuestro era nuestro. Una cosa entre dos. No me quería dar cuenta de que no era así. Nuestro sentimiento era compartido, deseado, despreciado por muchos. Yo no quiero esto. Tú no quieres esto. ¿A quién le importa lo que nos pase? Yo quiero volver. ¿Vuelves conmigo?

Sigue leyendo...


prev posts